¿Me hace falta?

Posted on 20 julio, 2011 por

0




La moda, divino tesoro que nos hace soñar. Toda chica fantasea con tener un armario como el de Sarah Jessica Parker en la serie y largometraje ‘Sexo en Nueva York’. La década de los 80 trajo consigo un furor fashionista hasta entonces no conocido, atrás quedan otras como los 70, los 60 y los 50, modas diferentes pero también dispares bolsillos. Quizá hayan sido las épocas de bonanza, o todo lo contrario, el aburrimiento de una mujer que vio en la moda una forma de ser feliz. Y es que esa es la palabra que utilizan las féminas para describir el momento de la compra; de llenar el armario; de estrenar esos nuevos y preciosos zapatos.

Pero, ¿nos hemos planteado si realmente nos hace falta? Puede que no, es decir, lo más probable y casi seguro es: que no. Andamos por las tiendas de la ciudad y las mismas frases se repiten: “necesito esto y también esto otro”; “es que no tengo que ponerme”; “es una ganga y seguro que luego le doy mucho uso”. Es posible que seamos nosotras mismas nuestras propias enemigas, por lo menos para nuestra tarjeta. Ese pedazo de plástico que no pocas, mes tras mes, funden en las tiendas.

La realidad es que la moda tiene el poder de entrar por los ojos. La mujer, símbolo de belleza, utiliza a diario múltiples complementos que para los hombres no son sino accesorios molestos que están de más. Pulseras, pendientes, anillos, collares, pañuelos, bolsos, etc. Todo ello, claro está sumado a la blusa, top, camiseta o camisa; el short, pantalón o jeans; la falda o el vestido; con chaqueta, trench, ¿o mejor gabardina? ¿Y por qué no también un sombrero? ¡Quizá esta vez optemos por el ahora en boga turbante! ¡Nada sobra! Y al final el único que sufre es nuestro bolsillo y nuestro armario, que temporada tras temporada va engordando hasta que tenemos que comprar uno nuevo (sin tirar el anterior que a ver donde metemos la ropa sin estrenar).

No pretendo con este artículo quejarme, ni tan sin quiera criticar, ese afán shopaholico del que gozamos las mujeres. Pero ahora que han empezado las rebajas no está de más recordar que pensarse la compra dos veces no está pasado de moda. Las cifras apuntan a que el periodo de saldo que acaba de comenzar será uno de los más difíciles de los últimos años para los comercios. Según las estadísticas publicadas por la Confederación Española de Comercio (CEC), los españoles gastaremos una media de 90€ en estas rebajas de verano. Menos optimistas han demostrado ser desde la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI) en cuyo estudio la cifra no asciende a más de 50€ por persona. Cierto o no, las rebajas han llegado y lo hacen para quedarse, por lo menos, durante dos meses más.

Ahora sí, ¿qué te vas a comprar en la época de descuento? Los expertos del sector recomiendan aprovechar para adquirir prendas atemporales y de buena calidad que nos sirvan como fondo de armario, pero también que esperemos un poco a los últimos días de saldo, cuando los precios descienden drásticamente. Las recomendaciones están hechas, lo que hagamos en la realidad será cosa nuestra.

No me gustaría acabar este post sin hacerles la pregunta directa. ¿Creen que nos excedemos las mujeres a la hora de comprar? ¡Espero vuestras respuesta! Ah sí, y ¡felices rebajas!

Anuncios