Propiedad intelectual, piratería y archivos ilegales

Posted on 2 junio, 2011 por

0




Introducimos el post de hoy con una canción del grupo Heifervescent llamada Chase the Vagabonds y cuyo disco, Further Adventures of Monkeyland, se encuentra alojado en la web de Jamendo, plataforma número 1 de música libre y gratuita. Esperemos que os guste y os animéis a explorar dicha página web.

http://www.archive.org/details/Heifervescent-ChaseTheVagabonds

A continuación y centrándonos en el título de este post, hemos de contaros que la Ex pretende emitir un llamamiento para la prensa hacia el buen uso de tales términos propagandísticos y favorecedores de legislaciones lesivas para el interés común y los derechos fundamentales, recomendando emplear más exactamente otras expresiones como “derechos de autor, “intercambio de archivos”, “enlaces a archivos con copyright restrictivo”…

Para empezar, el uso generalizado del término propiedad intelectual, según el profesor Mark Lemley, consiste en una moda que vino al fundarse la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (1967), organización de la ONU que representa los intereses de los titulares de derechos de autor, patentes y marcas a través de leyes distintas para cada concepto.

La legislación sobre los derechos de autor se diseñó para promover la autoría y el arte y se aplica a la expresión de una obra, mientras que la legislación sobre las patentes se encaminaba a fomentar la publicación de ideas útiles a cambio de dar un monopolio temporal sobre ella, precio no siempre susceptible de pagar en todos los ámbitos.

Así pues, el término propiedad intelectual ha sido promovido por empresas que se benefician de la propia confusión hacia la que induce la expresión, de manera que incita a pensar en los derechos de autor, las patentes y las marcas con los derechos de propiedad sobre los objetos físicos, analogía muy reñida y solo conocida por los especialistas, pues ni siquiera se parecen.

Una ilustrativa demostración se basa en que cuando se copia, esta analogía fulmina la diferencia fundamental entre los objetos físicos y la información: esta se puede copiar y compartir prácticamente sin esfuerzo; los objetos, no.

Variando levemente de tema, pasamos a un concepto tan extremadamente extendido como es el de piratería, usado frecuentemente por la industria para hablar de información ya publicada que se comparte entre iguales relacionándolo éticamente con un ataque con secuestro y asesinato incluidos. De esta forma, se ha conseguido la prohibición legal de la copia en la totalidad o gran parte de las circunstancias, continuando con las presiones para completar dicha prohibición.

Por último, la Ex también aclara la grave confusión en torno al término archivos ilegales, pues los archivos de música, cine y texto no pueden ser ilegales. En todo caso, ciertos contenidos, como, por ejemplo, los que contengan pedofilia, serían ilegales. Luego, hay archivos con licencias restrictivas que no permiten su uso público y comercial sin el permiso y el pago de los derechos, que normalmente pertenecerán a los productores y editores, contadas veces a los autores del contenido en sí.

Anuncios
Posted in: EXGAE