¿Sexo, porno= mujer?

Posted on 27 mayo, 2011 por

0




Dos conceptos “muy escuchados” y poco entendidos  ¿Y qué es lo único que tienen en común? Que la censura sexual por perversión potencia el porno.  Así de explícito se debería de enseñar, y así de explícito se debería explicar, para que aquellos comenzando su descubrimiento interior no se pierdan por el camino.

Y es que el sexo es una de las bases que el individuo toma para su autoconocimiento y el conocimiento del resto de los seres.  Ahí se haya el problema entonces, cuando la sociedad lo define de forma errónea.  Y es que esto no abarca el simple acto sexual.

Analicemos, entonces, antes de nada, las definiciones que, por ejemplo, en la Real Academia Española de la Lengua nos brindan:

1. m. Condición orgánica, masculina o femenina, de los animales y las plantas.

2. m. Conjunto de seres pertenecientes a un mismo sexo. Sexo masculino, femenino.

3. m. Órganos sexuales.

4. m. Placer venéreo. Está obsesionado con el sexo.

bello ~.

1. m. sexo débil.

~ débil.

1. m. Conjunto de las mujeres.

~ feo, o ~ fuerte.

1. m. Conjunto de los hombres

Subrayo lo último por su anticuada y cómica subjetividad, y subrayo venéreo por su significado.  Y es que si buscamos de nuevo dicha palabra, nos aparece: “perteneciente o relativo a Venus”  ¿Y quién es Venus?  Pues esa diosa mitológica que representa la hermosura, aquella que todos hemos visto, aquella que todos conocemos y objetivamente podemos describir… Pues Venus y su descripción, tan simplemente, son uno de los estigmas de esa falta de conocimiento sexual en la actualidad.

¡Anoten las dos últimas!

1. f. Representación plástica de la diosa Venus.

2. f. Cada una de las estatuillas prehistóricas femeninas elaboradas en piedra, marfil o hueso.

3. f. Mujer muy hermosa.

4. f. Deleite sexual o acto carnal

Ah, entonces la mujer es sexo.  Pues yo me he perdido en este algoritmo racional  ¿Dónde está el sentido?  ¿Dónde está la coherencia?  ¿Qué es hermosura?  ¿Qué es sexo?  Y ¿por qué nos perdemos en este algoritmo?  Pues porque estas preguntas han sido enterradas en terreno prohibido, para plantar en la superficie aquellas malas hierbas que incomodan sin saber, porque sus espinas son tan finas, que si nos dicen que no tienen, nos lo creemos.  No hay más que cavar y cavar y cavar… pero eso, lleva esfuerzo.

Así que ¿qué es lo que hace aquella juventud en medio de ese sexual descubrimiento? Pues si a la falta de conocimiento se añade que poseen una mente estructurada, en sus más profundas ramas, caminarán por la vida creyendo ser ellos mismos, cuando lo único que les hace ser ha sido violado.  En resumen, esas niñas a quienes les han dicho que ellas son Venus, que son hermosas, se comportarán como ello, vestirán como ello, crecerán como ello… Y aquellos niños a quienes les asociaron la idea de la figura de la mujer con hermosura, buscarán los cuerpos que les han dicho que busquen.

En medio de todo esto yacen aquellos que buscan de forma alternativa en la sexualidad: los “homosexuales o bisexuales” del rol, o los “homosexuales o bisexuales” por conocimiento interior.  Con los primeros justificaríamos la ausencia de esos roles, y con los segundos la ausencia de esa aparente obligada búsqueda sexual (lo pongo entre comillas porque clasificándose como tal también sería una surrealista exageración). Así que nombrar a este punto, tan sólo sirve como base para definir cómo la sociedad les clasificaría en referencia a su forma. Y es que la sociedad ha tomado de referencia a un animal que ya no es animal, y una definición de sexo, que contrariamente a lo que dicen, trasciende lo físico y renombra al término.

Y esa sociedad que clasifica, es esa sociedad que sigue los roles, ya tan siquiera los que ellos se puedan marcar, pero los que les han marcado. Por ello, el lenguaje es un ejemplo claro de esa imposición cultural en cuanto a sexo y sexos… pero no es necesario hacer referencia a un pasado no tan lejano, sólo hace falta salir a la calle y preguntar: ¿qué es para ti el sexo? 

Anuncios
Posted in: Tiempo: 0