Vampiros de comedia

Posted on 29 abril, 2011 por

1




La saga Crepúsculo ha resultado ser un fenómeno literario y cinematográfico sin parangón, con un éxito similar al del británico Harry Potter. El triángulo amoroso entre una joven, un vampiro y un hombre lobo ha supuesto el despegue de toda clase de producciones sobre los no-muertos, aunque es difícil valorar si habían sido enterrados con anterioridad. Siempre hemos podido encontrar novelas y películas sobre el mito pero no tanto como ahora. Tan solo hace falta contar el número de series protagonizadas por vampiros que son seguidas por millones de fans.

Hay quien dice que Crepúsculo está matando el género, diluyendo el poder del vampiro para convertirlo en un casto héroe romántico de instituto. Por ello, poco ha tardado en aparecer el contrafenómeno: Híncame el diente o Corpúsculo son solo dos ejemplos derivados de la franquicia de Stephenie Meyer, donde se ridiculiza a los personajes y la trama de la saga. Pero esto no es nuevo. En el año 1967, Roman Polanski dirigió y protagonizó El baile de los vampiros, película a medio camino entre el homenaje y la parodia del género. Tres años antes, convivíamos con el abuelo vampiro de La familia Monster, teleserie muy popular de la que se hizo un remake en 1988.

En España, Jess Franco, apasionado del cine de terror que cuenta con 181 películas en su haber, dirigía en 1962 Vampiresas 1930, una comedia musical a la que seguirían Las vampiras, El conde Drácula, Vampire Lesbos, La hija de Drácula o Killer Barbys, protagonizada por Santiago Segura en 1996, todas ellas de Serie B. Pero la película española más conocida por el gran público quizás sea Brácula, Condemor II, con Chiquito de la Calzada al frente del reparto. Actores de renombre como Fernando Fernán Gómez y Gracita Morales también participaron en la comedia Un vampiro para dos en la que un matrimonio se hace cargo del establo de un Conde algo peculiar.

El recientemente desaparecido Leslie Nielsen tampoco olvidó parodiar a un chupasangres en Drácula, un muerto muy contento y feliz, un año antes del éxito en taquilla de Espía como puedas (1996). Otro cómico norteamericano que probó suerte interpretando a un vampiro fue Eddie Murphy en Un vampiro suelto en Brooklyn, comedia que nada entre el terror y el romance, dirigida por el gran Wes Craven. Otros ejemplos son Amor al primer mordisco, el filme de animación Vampiros en la Habana, Besos de vampiro, El vampiro adolescente, Jóvenes Ocultos y Noche de miedo. Esta última, estrenada en 1985, espera asaltar de nuevo la gran pantalla, en el mes de julio, en un remake que cuenta con los actores Colin Farrell, Anton Yelchin y David Tennant.

Como ya hemos comentado antes, la última en llegar ha sido Híncame el diente, una comedia absurda basada en la saga Crepúsculo, que ahonda un poco más en el trillado fenómeno de Scary Movie y todas sus secuelas. En 2009 pudimos ver Transylmania, una producción sin pretensiones, ambientada en la Universidad de Razvan, donde un grupo de jóvenes aterrizan durante un semestre: el fumeta, el empanado, la virgen y la animadora. Algo más elaborada e interesante resulta Suck, filme que cuenta las desventuras de una banda de rock que no consigue despegar hasta que una de las componentes se transforma en vampiro. ¿Lo más curioso? La aparición estelar de los músicos Iggy Pop y Moby.

Para ir terminando, Strigoi, estrenada en el mismo año que las anteriores. Se trata de una comedia de terror acerca de unos campesinos rumanos que tratan de solventar un temible brote de vampiros. Una idea inicial muy interesante, devolviendo al mito a su centro neurálgico, deja de serlo cuando al final de la película no sabemos absolutamente nada de esos seres. Y no nos podemos olvidar de Lesbian Vampire Killers, que cuenta la historia de dos adolescentes que se pierden en un lugar habitado por vampiresas que han sido esclavizadas por la reina Carmilla. En producción, Vamps, protagonizada por Alicia Silverstone y Krysten Ritter. El argumento gira en torno a dos jóvenes vampiras que se encuentran en una encrucijada “vital” cuando se enamoran. Veremos cómo resulta. Mientras tanto, os dejo con una pregunta que suscita mi interés:

Anuncios