De cómplices, amigos, hermanos o más… Roomies.

Posted on 13 abril, 2011 por

0




Antes de tomar un intercambio piensas minuciosamente en cada aspecto uno de ellos y el que posiblemente se encuentre en el número 2 de tu lista es ¿Con quién viviré?, puedes ir de intercambio con algún amigo del cole pero de ante mano sabes que tendrás que vivir con más personas, si son estudiantes como tú, son casi de la misma edad o bien no varía tanto, comparten la misma meta de estudiar en un país extranjero y pueden llegar a tener el mismo sentimiento de estar lejos de casa, lejos de familiares y amigos, pero, ¿es suficiente?

Al llegar a tu nueva casa las dudas comienzan a despejarse, recorres todos los cuartos con la idea de conocerlos y de paso ver quien esta de casualidad, pues bien narraré mi experiencia frente a la situación. La emoción está a flor de piel tienes una casa, un cuarto que compartirás con tus amigas, tu mamá no estará para decirte que recojas tu cuarto, tiendas la cama, acomodes tu armario, quites los zapatos del piso, en fin todo aquello que las madres gustan de repetir cada 2 segundos. Comienzas a elegir tu cama y en ese momento puedes ser condescendiente con tu compañera de habitación y si bien elegiste dormir solo no existirá tal debate, acercas tu maleta con el fin de comenzar a desempacar para ocupar tu guardarropa para ir convirtiendo ese cuarto en tu recamara. Una vez terminada tu ardua pero satisfaciente labor abres tu puerta y pasa lo inevitable, el primer encuentro con tu Roomie, te presentas nerviosa y notas que no hablan el mismo idioma y al mismo tiempo que extiendes la mano piensas que ese no será un problema, lo analizas y sonríes. Bajas las escaleras para conocer al segundo Roomie y esperas que también con esta persona asegures una buena relación en la casa, extiendes tu mano y te presentas y si en efecto la otra persona tampoco habla tu idioma pero no hay problema también tienen en común una lengua mutua (inglés) así que continúas con tu recorrido. Sin más crees que es todo no llegarán más Roomies y te regresas a tu cuarto cuando un apagón te sorprende, te reúnes con tus amigas las cuales emprendieron el viaje contigo y buscas algún tipo de iluminación que te ayude para enseguida buscar algún tipo de conexión eléctrica que te ayude a resolver la oscura situación. Unos susurros en tu mismo idioma te sorprenden para notar que bajo tu casa hay otra y que los Roomies se incrementan, la luz regresa te presentas con cada uno de ellos y la convivencia se hace mayor, te sientes bien y muy cómoda, mientras cada uno platica sobre su persona tu los observas e imaginas que tu estancia no es como la soñabas sino mejor.

Quiero destacar mi experiencia al mismo tiempo agradecer por todo lo que vivido con mis Roomies, el primero con el que aborde una pequeña conversación fue Tolga de nacionalidad Turca con el he vivido momento muy contados pero bastante divertido y entretenidos y me ha dejado hasta el momento recuerdos gratos. Ecce de origen Turco igualmente fue la segunda con quien la plática fue más extensa y aunque hablábamos sobre las alacenas de la cocina fue agradable y los 2 meses que llevo me he divertido mucho con ella y sus ocurrencias, Andrea de Costa Rica, fue con la que más platique pues aunque en este caso no fue personal la charla disfrute sus ocurrencias y sus palabras pues pese a que ambas hablamos español las palabras son diferentes y resultan graciosas en más de una ocasión, Paulina, mexicana pues bien ya teníamos en común algo el ser del mismo país el cual está lleno de rica cultura y deliciosa gastronomía pero que en des fortunio ha sido manejado por malas manos, en fin con Pau hablamos de las cosas que más extrañábamos en México lo último que hicimos y hasta lo que haríamos al regreso. Cadrie origen Turco al igual que los otros chavos interactuábamos en ingles aunque la vez que nos vimos fue muy breve y casi no compartimos palabras puedo decir a dos meses de conocerla que la sencillez, carácter simpatía y desidia la complementan. Alejandro mexicano, su sentido del humor único, desde el primer encuentro creó una conexión que seguramente seguirá vigente al regresar a nuestra tierra, con sus chistes y bromas alegran el ambiente…. Gabriel, mexicano, pues bien he tenido la grata suerte de convivir en un país extranjero con más gente de mi país (México) pues Gabriel fue con el último con el que platique y no por cuestión mía, el es el inquino más reservado el que prefiere salir y no estar en casa así que la convivencia no ha sido grande, pero con eso no quiero decir que no disfrute el tiempo que hemos tenido para compartir, cuando llega a pasar es muy amable atento  y tiene un gran sentido del humor que me divierte mucho podría decir que es la persona con la que menos convivo pero con la que más me la paso genial. Thorsten, alemán pese a que el idioma de origen es distinto nos comunicamos bien, es muy amable y divertido, la primera impresión que expresa es de seriedad, y al cruzar unas cuantas palabras notas que eso no es así y que te diviertes en varios aspectos con él. Kenia, mexicana y amiga desde la Universidad, pero eso no asegura que conociera el cómo vive, y con los 2 meses de estancia puedo decir que su carácter es noble y sencillo y que disfruto su compañía. Diana, amiga de la universidad de México aunque el trato con ella fue unos meses antes de emprender el intercambio, he disfrutado de sus ocurrencias y sentido del humor característico, aunque su carácter es fuerte y hemos tenido unos pequeños roces me ha enseñado a crecer. Verónica, Mexicana, amiga de la Universidad de México gran persona con gran sentido del humor, y es la que pone orden en la casa. No podría escribir lo importante y el gran aprecio que les tengo a mis roomies, en un principio se siente nervio por el convivir con extraños, compartir más allá de unos cuartos, de una casa es descubrirte encontrarte o reconocerte y en compañía de ellos todo es más sencillo hasta el madurar.

Anuncios