La autoría y los derechos de autor (II)

Posted on 1 abril, 2011 por

1




Comenzando el mes de abril, hay que destacar el hecho de que la propiedad intelectual se ha convertido en un tema de tal importancia que incluso la OMS ha declarado el día 26 de abril como el Día Internacional de los Derechos de la Propiedad Intelectual. Las siguientes fotos pertenecen a la apertura oficial de la Semana de la Propiedad Intelectual que tuvo lugar del 26 al 30 de este mismo mes en 2010 y que consistió en un acto promovido por la Embajada de los Estados Unidos y el Ministerio de Industria y Comercio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras este dato informativo, vamos a completar el post anterior, en el que hablamos de la condición de autor y su reconocimiento, de los derechos morales y los conexos, y del momento en el que una obra pasa a ser de dominio público. La EX no solo se queda ahí, sino que también especifica qué son los derechos patrimoniales o económicos del autor, y la diferencia entre estos y la autoría.

Procedamos: los derechos de explotación, que son la base de la remuneración del autor y que este puede ceder, traspasando en ocasiones una compensación económica, se dividen en cuatro: el derecho de hacer copias, de distribuirlas, de exponer la obra a una cantidad determinada de personas sin distribuirla (concierto, internet) y de transformar la obra para crear una nueva.

Ya sabemos que toda obra nueva nace automáticamente con copyright y con todos los derechos de explotación, cuya renuncia total o parcial habría de llevarse a cabo a través de una licencia que permitiera su uso.

Los derechos económicos de autor también se pueden ceder, beneficiando a terceros, a la comunidad o a uno mismo (por ejemplo, para la difusión de tu obra o su traducción). No obstante, los socios de algunas entidades de gestión, entre ellas la SGAE, no disponen de este derecho ni pueden aplicar licencias que diverjan de la metodología de la propia entidad.

Sin embargo, no hay que confundir los derechos económicos de autor con la autoría. Esta se refiere a los derechos morales y es intrínseca a la obra pero el autor tiene plena libertad para protegerla a través de todas las herramientas disponibles, de las cuales la más habitual consiste en introducirla en el Registro de la Propiedad Intelectual. También está Safe Creative.

Ni el desuso de estas herramientas ni emplear licencias libres o menos restrictivas supone renunciar a defender tu autoría, tus derechos económicos y morales o tus beneficios.

Puesto que la SGAE es una entidad de gestión, administra los derechos económicos de autor, pero sus socios no están más protegidos del plagio que cualquier otra circunstancia o persona que testifique tu autoría. En el próximo post, se especificará lo que son las entidades de gestión y lo que suponen sus campos de actuación.

Anuncios
Posted in: EXGAE