¿La piedra filosofal y la seducción?

Posted on 1 abril, 2011 por

0




 

 

El misterio que inunda las propiedades extraordinarias, la búsqueda y la ambición… todo forma parte de un mundo del inconsciente, del sueño, del deseo.  Tanta oscuridad, tanta fantasía, tanto sobrenatural, para nada, porque eso es lo que es: nada, el sinsentido.

La existencia es lo que tu quieras que exista… y la realidad te la pintan de la forma más potente hacia tu sumisión, hacia tu paranoia.  Porque ese símbolo de inmortalidad se nos es robado desde tal palabra, es decir desde que te lo hacen creer.

Entonces, esa descripción de realidad, esa asociación con lo que nos pintan en ella.  Veamos entonces, la descripción desde el observador; del que no busca, del que encuentra y siempre encontró.

¿Y que tiene que ver la seducción en todo esto? En como nos seduce la sociedad para creer en la seducción, el interminable círculo de la estupidez.  Y todo tiene que ver con la realidad, con los intereses que crean en ti, en los que quieren que centres tu búsqueda… y te pierden, y te convierten en el simétrico, aburrido e inexpresivo muñeco o muñeca (más muñecas que muñecos) al que siempre tuviste miedo: teniendo en cuenta que ese miedo también fue creado.

Entonces ¿cuál es la realidad? ¿y la piedra filosofal? La carga emocional creada cuando se hace referencia a ésta, de entre muchas otras cosas, en conjunción con todas las reacciones que se evocaron en ti, no son falsas sin embargo, sólo que están perdidas, con falta de sentido, alejadas de lo que nos hace libres.  La piedra no es la ambiciosa búsqueda, no es la superioridad, ni la inmortalidad, no es la piedra.  No es el “yo” seductora/or, el “yo” macabro/a, el “yo” pervertido/a, el “yo” gracioso, el “yo” melancólico, el “yo” artista el “yo” intelectual… La piedra es el yo.

Anuncios
Posted in: Tiempo: 0