¿Por qué?

Posted on 25 febrero, 2011 por

0





Nos sentamos frente al ordenador y nos expresamos con él como entre nosotros lo haríamos.  Pero no nos preguntamos, nos expresamos, reducimos nuestra sabiduría a la tecnología que unos respiran y otros admiran  ¿Y qué es la tecnología?  Ciencia  ¿Y qué es la Ciencia?

La Ciencia… pues una rama que nos abre camino hacia la investigación y la innovación, dirían los que estudian y admiran la Ciencia; pero en esta rueda de necesidad entorno a lo innecesario, los que la respiran dirían: “Metafísica”.

Este es el término que sociológicamente sirve para definir el origen de todo conocimiento: el porqué, cuyas complejas respuestas se reducen a la simplicidad del pensamiento abstracto, materia prima de toda ciencia y arte.  Con lo cual, podríamos decir que la metafísica no sólo sería el origen en la considerada gran escala de la historia, sino ésta trasladada a lo personal: la intrahistoria espontánea del pensamiento, el proceso que se lleva a cabo desde la abstracción hasta la formulación de la pregunta y su resolución hacia la abstracción.  En definitiva, el círculo de soluciones hacia una misma solución que va “más allá” (meta) del punto de partida de cualquier explicación, la Física.

Y este círculo repetido en sus diversas formas, creando el “color” de la unicidad, no es más que la fuente que da sentido al sinsentido, donde el entendimiento requiere de otros medios que no sólo la mente, donde incluso la materia más finitamente infinita es parte póstuma y realista.

El problema aparece, sin embargo, en la necesidad de nombrar y de razonar atentando a algo tan natural como es la conexión con la materia.  Y esto daría pie a las clasificaciones que hoy en día se hacen entorno a ello como “difícil” y “oscuro”, cuando, si tanto entienden sobre el cerebro, los números o las letras ¿no sería totalmente predecible e intuitivo, dentro de la mal labrada lógica, que se comprendiese el porqué del uso de dicho cerebro y el porqué de la expresión de dichos números y letras?

Pues hablando de clasificaciones y obsesión por nombrar, eso es lo que se supone que es la Metafísica; la labor de una permitida abstracción individual, por la que se canaliza la sabiduría del Universo en las tareas de la mente.  Con ello, se comprende que la Verdad no se encuentra en algunas innecesarias y ambiciosas búsquedas e invenciones, ni descriptivo entendimiento dentro de los infinitos círculos, sino en el humilde sentir de éstas y otras muchas formas geométricas que constituyen el conjunto.  El problema de la sociedad (tan aparentemente lejana, pero tan cercana): la manipulación de dicha máquina.

Anuncios
Posted in: Tiempo: 0